También estamos en Instagram

Sondeos nivológicos en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

Image: 
toma.datos.nivologia.agentes,medioambientales

Ya llevamos dos años de colaboración con la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). Colaboración que comienza por iniciativa propia de unos cuantos Agentes Medioambientales que ven en sus homólogos madrileños el desempeño de una labor importante de toma de datos, que se transforma en información de riesgos para el administrado que recorre las cumbres de la sierra de Guadarrama. Gracias a estos compañeros madrileños y al personal de AEMET, que esperaba nuestra participación, pues aportaría datos nivológicos de la vertiente segoviana de Guadarrama, comenzamos a hacer un servicio muy exigente, a la par que enormemente gratificante.
Con estos mimbres, argumentamos nuestra participación dentro del marco de la ley 17/2015 de 9 de julio, del Sistema Nacional de Protección Civil, en el ámbito del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. El aporte de nuestros datos sirve para alertar de los riesgos existentes en estas montañas, proporcionando la seguridad medioambiental necesaria al usuario. AEMET impartió la necesaria formación para adquirir los conocimientos adecuados para hacer nuestra labor con eficacia, con jornadas prácticas y teóricas basadas en la observación nivometeorológica y su interpretación.
La campaña comienza cuando constatamos que a cota 2000 metros tenemos un espesor de 30 cm de nieve, y finaliza cuando a esa misma cota la nieve comienza a desaparecer. Determinadas, por parte de AEMET, unas zonas de muestreo representativas, por encima de los 2000 metros, con más de 30º de inclinación y en distintas orientaciones, cada miércoles de todas las semanas, varias parejas de Agentes Medioambientales y forestales de Castilla y León y Madrid suben a estos lugares para tomar datos nivológicos del manto nivoso existente.

Ascensión con eskies de travesía.

Para ello, hacemos uso de las técnicas de progresión en montaña básicas, garantizando así nuestra seguridad a la hora de ascender con esquíes de travesía, raquetas o crampones. Además, vamos dotados de los elementos necesarios de rescate en caso de avalancha, para propios y terceros, como son el ARVA, pala y sonda.
Nuestro trabajo de colaboración con AEMET se basa en determinar, in situ, el estado del manto nivoso existente, las capas que lo componen y su estabilidad. Para ello, cavamos pozos de nieve hasta llegar al suelo, creando un corte vertical donde observamos el perfil de todo el manto nivoso. El procedimiento comienza tomando los datos meteorológicos actuales, viento -dirección y velocidad-, temperatura del aire, orientación y coordenadas. A continuación, medimos el espesor de la nieve y tomamos datos de temperaturas cada 10 cm hasta llegar al suelo.

Toma de datos.

Mientras uno de los Agentes va determinando el número de capas de nieve que van apareciendo en función de su dureza y aspecto, otro Agente se encarga de apuntar todos los datos en la ficha de papel impermeable.
De cada uno de los estratos o capas observadas se realiza su caracterización, determinando su grosor, los tipos de grano existentes y diámetro de los mismos, dureza de la capa, humedad de la nieve y densidad. Con todos estos datos, y en cada una de las capas registradas, obtenemos el llamado perfil estratigráfico, que nos va a dar la información suficiente para detectar la estabilidad de cada estrato que conforma el manto nivoso, y así determinar el riesgo potencial de desplazamiento de una capa sobre otra.
Posteriormente a la toma de estos datos, realizamos los llamados tests de estabilidad. En nuestro caso realizamos dos: el test de la pala y el test de comprensión.
El test de la pala se realiza haciendo un corte en la nieve de 30x30x70 cm con la intención de aislar una columna de nieve y ver la resistencia que presentan las distintas capas a la cizalladura. Para ello, una vez realizado el corte, por la parte superior de la ladera, metemos una pala y hacemos tracción ladera abajo, observando dónde se produce la fractura, detectando así una capa débil al cizallamiento.
El test de compresión se basa en aislar, por corte, una columna de nieve de 30x30x120 cm. Apoyamos la pala en la parte superior de la columna y golpeamos en tres series de diez golpes por serie, suave, media y fuerte. Observamos si existe colapso en alguna de las capas y/o desplazamiento, localizando la capa débil a la compresión desde la superficie.
Estos tests intentan emular el paso de la gente por el manto nivoso y determinar su resistencia al corte y a la carga producida.
Todos estos datos tomados en campo, sirven para que los compañeros de AEMET los traduzcan e interpreten, elaborando todas las semanas un boletín informativo publicado en la web de la agencia, que aporta la información necesaria para que todos los usuarios de las cumbres de la Sierra de Guadarrama tomen las precauciones correspondientes, encaminadas a la seguridad, evitando, en la medida de lo posible, accidentes en montaña.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta consulta se usa para saber si eres un visitante humano o una máquina, y nos ayuda a prevenir ataques al sitio.
5 + 3 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.