También estamos en Instagram

De cómo nació APAMCYL

Body: 

Ya en 1995, gracias al ímpetu de unos pocos pioneros, liderados por Julio Hernáiz, se creó una pequeña asociación provincial de agentes -entonces agentes forestales- en Burgos. Fue el germen de lo que hoy conocemos por APAMCYL, y tuvo, ya en aquella época, algunas iniciativas que por su visión, son de mencionar:
APAF Burgos editó en 1997 una revista en formato de fotocopia, en blanco y negro, que se llamaba “Guardabosques”. Por aquel Tiempo Luis Cavero, grandísimo divulgador de nuestra profesión, desde Murcia, creó otra revista que llevaba por nombre "La Sabina centenaria", y que finalmente derivó en lo que hoy todos conocemos como la “Guardabosques” actual. Ya por entonces se hablaba de una página web propia -incluso se contrató un dominio -www.cuidabosques.org-, y se proponían aciertos tales como la creación de una base de datos de actuaciones.

A la lumbre de APAF Burgos, y bajo el paraguas de AEAFMA surgieron, poco a poco, asociaciones provinciales en prácticamente las ocho provincias restantes de la Comunidad de Castilla y León. A raíz de ello se propuso crear una federación que las englobase a todas, y surge FEAMCYL (Federación de Agentes Medioambientales de Castilla y León), aunque el proyecto realmente nunca despegó del todo, quizás debido al propio concepto de federación, en el que cada asociación provincial tendría una capacidad plena para actuar a su conveniencia. Con todo, sí se propuso, entre otras cosas, el siguiente decálogo. (Decálogo de Arévalo, próximamente enlazado en formato pdf).
Finalmente, en 2003, queda constituída FEAMCYL, quedando constancia de ello de la siguiente manera:
“El pasado 21 de junio quedó definitivamente constituida en Aranda de Duero (Burgos) una Federación que agrupará profesionalmente a todo el colectivo de Agentes Forestales y de Agentes Medioambientales. En un principio ya cuenta con un 40% de la plantilla del total de la región al aglutinar a todas las Asociaciones Profesionales existentes, que ya hay en todas las provincias con excepción de Valladolid. Como el resto de todas las agrupaciones de la misma naturaleza, cabe resaltar su labor en dar a conocer la figura de los profesionales de este sector y ambiciona poder contar con un gran número de miembros al ser Castilla y León un territorio con más de 800 Agentes.”
Los objetivos de este breve escrito siguen siendo, a día de hoy, dos de los grandes objetivos de los asociados.

La necesidad de crear una asociación regional, capaz de erigirse como interlocutor único frente a la, en ocasiones, sorda Administración, que no siempre velara por los intereses del colectivo de Agentes Medioambientales, continuaba sobrevolando sobre la federación, y no es hasta el año 2010 en que dicho extremo se lleva a efecto. Por entonces se registran los primeros estatutos (próximamente pdf de los estatutos) de APAMCYL.

En 2014, y no sin polémica, se revisan dichos estatutos, incluyendo, entre otros preceptos, el de la protección medioambiental de la región. Aún hoy, se debate si realmente podemos asimilarnos a una asociación ecologista, o debemos ceñirnos a temas extrictamente profesionales.
A día de hoy, APAMCYL acoge a prácticamente la mitad de los Agentes Medioambientales (y forestales, aún queda alguno en este cuerpo a extinguir), y sigue defendiendo, como siempre, la dignidad de una profesión tan apasionante como es ser Agente Medioambiental de la Junta de Castilla y León.