También estamos en Instagram

LA GESTIÓN DE LOS BOSQUES DE CYL POR LOS AGENTES MEDIOAMBIENTALES

Image: 

A veces es bueno recordar lo más obvio, como es el papel que secularmente venimos realizando en la gestión y custodia de los montes y sus aprovechamientos, tal vez sean tareas menos llamativas que otras como pueden ser la vigilancia y custodia del medio natural, la protección de especies o la extinción de incendios, pero tan necesarias como estas.

La conservación de los hábitats de una gran parte de las especies amenazadas depende de realizar una gestión correcta, permitiendo que las masas forestales, ya provengan de repoblación o sean naturales, perduren en el tiempo y puedan conformar los nichos donde habitan las especies silvestres. En relación a la prevención de los incendios forestales es evidente que un monte con una menor cantidad de combustible potencial, en forma de ramas muertas y vegetación herbácea y arbustiva, y sobre todo con una distribución del combustible que evite la continuidad vertical y por tanto el paso del fuego de suelo a copas, es la base para una prevención eficaz.

Es cierto que en bosques naturales y sin intervención humana, la misma naturaleza nos conduce a series de vegetación climácicas que son el medio óptimo para albergar una flora y fauna abundante y diversa. Sin embargo es un hecho, que en la península, son pocas por no decir inexistentes, las masas boscosas que no son fruto de repoblaciones o que han sufrido procesos importantes de antropización, y suponiendo que existieran esos bosques vírgenes, igualmente estarían expuestos a perturbaciones provocadas por la actividad humana, que serían de consecuencias catastróficas si no actuáramos en prevención. Por todo ello y respetando las opiniones divergentes, o los matices, los Agentes Medioambientales consideramos que es capital para la conservación de los bosques que nosotros, como funcionarios públicos independientes, formados en la materia, y con un vocación por la conservación que muchos llevamos inherentes, sigamos gestionando sus usos y aprovechamientos; contamos para ello con algunas infraestructuras imprescindibles , pero manifiestamente mejorables, (por no mencionar las carencias en medios materiales y personales que venimos sufriendo desde incluso antes de la crisis), infraestructuras como puntos de agua para incendios, caminos transitables para vehículos y personal de extinción, torretas de incendios estratégicamente situadas, incluso las conflictivas barreras que impiden el paso a vehículos no autorizados.

La obtención de productos maderables, micológicos , pascícolas, y recreativos, reportan unos ingresos nada desdeñables para muchas poblaciones rurales, así como una significativa demanda de trabajadores especializados. Sin embargo , tal vez los aprovechamientos de madera sean los más polémicos, tanto por los intereses económicos que se mueven como por las consecuencias medioambientales y paisajísticas. Los Agentes Medioambientales creemos que sería conveniente informar a la población local y visitante del entorno de montes en producción forestal, del proceso y las consecuencias inevitables que conlleva todo aprovechamiento de madera, tal vez incluyendo esta materia en las programaciones de educación ambiental en las escuelas y/o realizando charlas informativas. Es cierto que durante la realización de una corta de madera, se produce un impacto paisajístico importante, los caminos permanecen durante largo tiempo embarrados o intransitables, y muchas personas honestamente preocupadas por la conservación de la naturaleza, pero carentes de conocimientos serios en materia forestal y ecológica lo contemplan escandalizados, a pesar de que la mayor parte de estos impactos se resuelven a la finalización de la obra , como no puede ser de otra manera, y de los que son inevitables, su efecto es pasajero y en pocos años inapreciable.

Es complicado situarse en esa posición intermedia que tenemos los Agentes Medioambientales, pues al tiempo que debemos controlar que los daños sean los mínimos, también debemos velar porque las condiciones de la extracción sean económicamente viables, además muchas veces no tenemos poder decisorio sobre los pliegos de condiciones que regulan los aprovechamientos, que en general están redactados por ingenieros con suficiente preparación y profesionalidad, pero que frecuentemente llevan demasiado territorio a su cargo o se ven tan sumergidos en la burocracia que no pueden conocer ni visitar regularmente los montes. Sin embargo una de las mayores trabas que encontramos en nuestro trabajo de gestión en las cortas de madera, es la desconfianza de la población local por puro desconocimiento y falta de información.

Los ingresos obtenidos por las cortas programadas y sostenibles son fundamentales para la estabilidad de las masas forestales, además permiten a través de los ingresos de los fondos de mejoras , mantener y reparar las infraestructuras del propio monte. Pero sobre todo, la obtención de un beneficio económico consigue cambiar la percepción que tiene la población local , incluso entre personas que no tienen una especial sensibilidad con el medio natural, y es que gracias a la existencia de bosques productores, el nivel de vida de la población rural mejora y ello es fundamental para implicarse en su conservación. En todos estos procesos los Agentes Medioambientales, en su faceta de vigilancia y gestión de los montes, somos una pieza clave sobre la que pivota este complicado equilibrio de intereses y percepciones.

Cuando hablamos de montes en producción , hablamos de montes normalmente procedentes de repoblación, que por sus características requieren de una serie de trabajos selvícolas programados a través del tiempo que permiten una evolución de la masa a un estado de madurez óptimo , (a través de clareos y claras). Pero el beneficio mayor no es el económico inmediato, sino que la adecuada intervención en el dosel arbóreo da lugar a un bosque estable, capaz de albergar un ecosistema rico, con especies tan emblemáticas como el buitre negro o el águila imperial, al tiempo que por su estructura quedan razonablemente a salvo de eventuales daños por condiciones meteorológicas adversas , plagas y sobre todo de los letales incendios forestales.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta consulta se usa para saber si eres un visitante humano o una máquina, y nos ayuda a prevenir ataques al sitio.
11 + 9 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.