También estamos en Instagram

APAMCyL denuncia las deficiencias en el sistema de control de caza del lobo en Castilla y León.

Image: 
lobo abatido con su correspondiente precinto

El pasado viernes 4 de agosto se publicaba en el BOCYL la resolución por la que se establecen los cupos de lobo en la provincia de León para la temporada 2017/18 dentro del Plan de Aprovechamientos Cinegéticos Comarcales de Lobo. En concreto, en dicha resolución para esta provincia, durante la temporada pasada, de los 53 lobos autorizados, se apunta el precintado del 47% de los ejemplares.

Uno de los puntos destacados de la Resolución refleja que en una de las comarcas loberas de León, la de Montaña de Luna (que abarca gran parte de la Montaña Central y Occidental Leonesa), se había superado el cupo establecido, habiéndose precintado siete lobos en lugar de los cuatro autorizados. Para compensar este exceso de animales abatidos en esa comarca, la Consejería reduce de cuatro a dos los lobos a precintar en esa zona durante la presente temporada 2017/18.

Desde APAMCYL alertamos de la gravedad de estos hechos, ya que en dicha resolución, la propia Junta admite el incumplimiento del Plan de Aprovechamientos, ya sea bien por la mala praxis de la dirección del plan a la hora de supervisar el control de lobos legalmente abatidos, o por el incumplimiento de las condiciones de las autorizaciones por parte de los titulares o arrendatarios cinegéticos, ya que no se ha producido, en ningún caso, la obligatoriedad de suspender la caza del lobo al haberse alcanzado el cupo, y haber podido ser notificado en tiempo y forma apropiado dicha suspensión por parte de la Consejería.

El actual sistema de precintado concede más autorizaciones (precintos) de caza que animales establecidos como cupo comarcal, dejando en manos del titular de la autorización el aviso telefónico inmediato a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente cuando se produce la caza de un animal, siendo la propia Consejería la encargada de realizar el conteo y control de los cánidos abatidos por comarca y de paralizar o anular las autorizaciones (precintos) no utilizados una vez alcanzado el cupo fijado.

Desde APAMCYL consideramos deficiente este sistema de control, que permite que en un corto período de tiempo (durante una misma jornada de caza) se abatan más lobos de los contemplados en el cupo comarcal o, que en las últimas jornadas de caza, antes de que las autorizaciones no utilizadas caduquen, los lobos abatidos ilegalmente durante el año, por ejemplo conservados en congeladores, se “legalicen” en “un abrir y cerrar de ojos” con la colocación repentina y fraudulenta de los precintos.

Para evitar estos graves sucesos, que pueden conllevar la eliminación o, cuando menos, la desestructuración de grupos reproductores de lobos en una extensa superficie de terreno, desde APAMCyL se exige un sistema de precintado más eficaz y transparente, en el que los Agentes Medioambientales tengan en su poder los precintos comarcales y acudan de inmediato al lugar de abatimiento del animal, para la colocación de los mismos, como el existente en alguna provincia antes del Plan de Aprovechamientos actual. Recordar que este sistema ya estaba implantado con éxito en la provincia de Burgos hasta la temporada 2015/2016, en la que una vez abatido el ejemplar se ponía en conocimiento de los Agentes Medioambientales y éstos precintaban in situ. También se considera que el reparto de un número de precintos mucho mayor que el cupo autorizado, hace que el control eficaz de los lobos que se llevan precintados en tiempo real (sin que se supere el cupo legal), a partir de una llamada al teléfono de contacto proporcionado por la Dirección General, sea materialmente imposible de conseguir.

Los precintos deberían concederse, únicamente, a los cotos afectados por casos de daños graves a la ganadería, y siempre una vez puestas en marcha, por parte de los propios ganaderos, unas mínimas medidas preventivas para evitarlos, además de hacerlo sobre grupos de lobos en los que la extracción de individuos no comprometa su dinámica poblacional ni su continuidad en el tiempo. Para ello, debe realizarse un seguimiento anual de la productividad de los distintos grupos, en base al cual, establecer el número de individuos a extraer en cada territorio. El sistema actual establece el número de lobos a cazar en una comarca en base al censo de grupos reproductores realizado en el año 2013, siendo ésta una información, en muchos casos, desfasada, que seguramente esté alejada de la situación actual de los grupos.
Por otro lado, consideramos, que es incomprensible cómo se pueden pagar daños producidos por lobo en la región, al norte del río Duero (donde la especie es cinegética), cuando no se dan las mínimas medidas preventivas de daños a la ganadería en muchas de las explotaciones.

Finalmente, queremos hacer constar la preocupación de esta asociación profesional por el problema que existe en nuestra comunidad autónoma, en relación con la inexistente expansión de la especie hacia el Este peninsular, en provincias clave como Burgos y Soria, ya que desde el censo realizado en 2012-13, se viene observando, no ya un verdadero problema de retroceso de los grupos más orientales, sino un problema relevante del mantenimiento de grupos históricos en estas zonas y de confirmaciones de reproducción.

Consideramos, por tanto, insuficiente y poco ambicioso para garantizar con éxito la expansión al Este, el establecimiento recientemente implantado de cupo 0 en monterías con lobo en las 3 comarcas Burgalesas del Este (Bureba-Ebro, Merindades Este y Sistema Ibérico-Demanda), así como excesivo el cupo establecido para la comarca de Sabinares-Arlanza (4 lobos) y Centro–Oeste (3 lobos), debido a la merma patente y continua de determinados grupos de esta zonificación y la correspondiente Soriana, para garantizar la conservación y expansión del lobo ibérico. Creemos que la clave pasa por establecer un sistema de precintado adecuado y eficaz, como el expuesto con anterioridad. Además de la comunicación clara y concisa a los Agentes Medioambientales de la ubicación de las esperas y aguardos autorizados (como se hacía hasta la temporada 2015/2016), así como una definitiva y decidida apuesta de apoyo institucional por parte de la Consejería al colectivo de Agentes Medioambientales en las tareas contra el furtivismo.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta consulta se usa para saber si eres un visitante humano o una máquina, y nos ayuda a prevenir ataques al sitio.
3 + 12 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.