También estamos en Instagram

Agentes Medioambientales de la Junta de Castilla y León sorprenden a un cazador disparando a un corzo en época de veda para dicha especie.

Image: 
corzo.abatido.ilegalmente

Agentes Medioambientales de la Junta de Castilla y León sorprendieron a L.G.V, vecino de Hontomín, disparando a un corzo en época de veda para dicha especie.
Los hechos ocurrieron un jueves de caza, cuando los Agentes Medioambientales, en el transcurso de un servicio de vigilancia de la actividad cinegética, observaron cómo un cazador, con su perro, y escopeta en mano, efectuaba un único disparo a un corzo, causándole de manera fulminante la muerte, dentro del coto privado de caza de Hontomín (Merindad de Río Ubierna).
Nos encontramos en el periodo de caza general, donde está permitida la caza de especies de caza menor como la perdiz, liebre, conejo, becada, y especies de caza mayor, donde destacan jabalí, lobo y ciervo, pero donde no está permitida la caza del corzo. Para esta última caza, hay una época establecida que comienza en el mes de abril y finaliza a mediados de octubre, teniendo el mes de agosto como paréntesis.
Tras identificar al cazador, revisar su documentación y examinar la munición empleada para abatir al animal, se comprobó que el corzo había sido abatido, además, con munición no permitida para la caza mayor, tratándose, en este caso, de un cartucho de perdigones del nº7. Este tipo de munición, según la ley de Caza, solo se empleará en caza menor. Al ser munición ligera, es probable que el animal quede herido, sin posibilidad de cobranza; de ahí su prohibición para la caza mayor.
Radiografía con perdigones masivos (foto de archivo)

En este caso en concreto, el disparo fue efectivo al realizarse a escasos metros del lugar donde se encontraba el ejemplar. Esta poca distancia impidió que los perdigones se separasen convenientemente (útil para la caza de aves en caza menor), recibiendo el animal abatido multitud de impactos.
Los Agentes decomisaron el corzo, un macho en este lamentable suceso, la escopeta y el cartucho utilizado para abatir el ejemplar.
Este tipo de conductas están tipificadas en la Ley 4/1996 de caza de Castilla y León como faltas graves, pudiendo grabarse su sanción económica desde los 1.001,01€ hasta los 5.000€, además de 6.174€ en concepto de indemnización por daños, al tratarse de un corzo macho. Aparejada a la sanción pecuniaria, se prevee, así mismo, la posibilidad de retirar de licencia de caza al infractor, así como la imposibilidad para obtenerla durante un período de uno a tres años.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta consulta se usa para saber si eres un visitante humano o una máquina, y nos ayuda a prevenir ataques al sitio.
3 + 5 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.